Traducciones legales y juradas Lionspeech

Traducciones legales y juradas

Aseveración, legalización y apostillado. Términos peliagudos que a menudo confunden a quien solicita traducciones legales o traducciones juradas. El objetivo de este artículo es precisamente el de aclarar el proceso en el que se basa una traducción legal.

La aseveración, que en Italia consiste en un juramento en los tribunales para validar la traducción de documentos oficiales, no siempre es requerida por parte de los distintos Estados y a veces es suficiente la declaración de un traductor o de una agencia certificada (con su sello correspondiente). Es el caso, por ejemplo, de los Estados Unidos y de Canadá. En Australia, sin embargo, el traductor debe estar acreditado por la NAATI, el organismo nacional que concede la posibilidad de certificar las traducciones solo a quienes estén registrados en él.
Así pues, para saber cómo llevar a cabo una traducción jurada, antes de nada hay que cerciorarse del lugar al que debe enviarse el documento por traducir y preguntar al ente que habrá de tramitarlo si es necesario el juramento ante un tribunal o bien puede bastar con la declaración sellada y firmada por parte de quien ha llevado a cabo la traducción.

Se distinguen dos casos principales:

Traducción jurada de un idioma extranjero al italiano, para un documento que permanecerá en Italia

Traducción jurada del italiano a un idioma extranjero, para un documento que habrá que enviar al extranjero

Traducción jurada de un idioma extranjero al italiano

Solo hace falta la aseveración, es decir, el juramento del traductor ante el tribunal. En Italia, cada tribunal tiene unos horarios y reglas diferentes, por lo que contactando con la agencia Lionspeech con un poco de antelación se logra planificar perfectamente la traducción para que esté lista cuando haya que tramitar el juramento.
Si el documento permanece, pues, en Italia, no se requieren otros trámites. La traducción se anexará al documento original, que se convertirá en un documento único válido en Italia y podrá presentarse ante el ente que lo haya solicitado.

Traducción jurada del italiano a un idioma extranjero

En este caso, podría ser necesario un segundo trámite, es decir, la llamada «legalización» o apostillado. Esta operación, que es tramitada por las delegaciones del Gobierno y prefecturas, consiste en el reconocimiento de las firmas del tribunal que figuran en la traducción aseverada (es decir, relativas al juramento del traductor). Normalmente, las delegaciones del Gobierno y prefecturas tardan 2 días en tramitarla. Por tanto, es necesario prepararse con tiempo para poder tener en cuenta, de esta forma, dichos plazos.

Recapitulando, estos son los pasos a seguir para solicitar una traducción legal:
1) Informarse ante el ente en cuestión sobre la necesidad de presentar una aseveración (juramento) o si es suficiente la declaración de la agencia de traducción Lionspeech.

2) Enviar a Lionspeech, por correo electrónico o WhatsApp, una foto completa y de alta resolución de los documentos a traducir.

3) Saber el país al que habrá que enviar la traducción.

Será entonces cuando la Agencia de Traducción Lionspeech podrá elaborar un presupuesto, que incluirá:
– Precio de la traducción
– Precio de la aseveración/juramento
– Precio de la legalización/apostillado (si fuera necesario)
Para más información sobre traducciones legales, podéis visitar la página relativa a las traducciones juradas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.